Riqueza.


Todos, alguna vez, hemos sentido escasez al ver objetos o estilo de vida de otras personas que quisiéramos tener.

Los sentimientos de escasez o envidia no son porque seamos malas personas sino que inconscientemente por dentro sentimos que al haber unos que tienen mucho, queda menos para los demás, entendiendo esto ¿cómo no va haber una reacción como esta? Después del aire, el agua o la tierra el dinero es de lo que más hay en este mundo, sin embargo no te sientas mal cuando experimentes sentimientos negativos en relación al dinero hay mucha creencia negativa alrededor de él, la cuestión es si nos estacionamos ahí o nos liberamos, para esto el mensaje en este caso es que tomes conciencia:

Primeramente, que no te sientas culpable si llegas a sentir escasez, es normal y todos la experimentamos alguna vez e invitamos a este estado mental cuando nos comparamos.

Segundo, que los demás al tener mucho no te quitan a ti, al entender esto te dará incluso gusto ver a personas que ya están viviendo lo que está por venir para ti, es decir, comienzas a comprender que es posible tener esa vida y cuando la ves manifestada, te sentirás identificado en lugar de agredido, esto te quitara un malestar inconsciente.

Tercero, que no hay ningún pecado en ser rico al contrario la riqueza tiene muchas formas y depende como se use, bien utilizada representa salud, buena alimentación, libertad, objetos lindos de calidad siempre tomando en cuenta que los objetos son solo eso y que tu valor como persona no depende de estos, y que te des cuenta que la mejor manera de ayudar a los pobres es no siendo uno de ellos.

Y Cuarto, que mereces esa abundancia, ningún Padre quiere ver sufrir a su hijo, la mejor manera de dar gracias a Dios es disfrutando la vida y ser feliz y el dinero es una de las herramientas en este mundo para lograrlo, es cierto, no es lo único, existen muchas personalidades que lo comprueban, pero si es una pieza del rompecabezas y no por ser materialista sino porque nuestra esencia es plenitud y se siente mal cuando no estamos en concordancia con ella.

La riqueza es algo que todos merecemos sin embargo no a costa de los demás pues esto dejaría los demás aspectos importantes de la vida de lado y tal vez tendrás riqueza mas no plenitud cosa que no es lo mismo; Es por esto que el camino más corto hacia la riqueza es beneficiando a los demás, mientras más personas afectes positivamente mayor será tu riqueza, para poner manos a la obra te recomiendo los 3 pilares para alcanzarla; pregúntate:

¿Qué me gusta hacer?

¿Qué hago mejor que los demás?

¿Qué necesidades hay por satisfacer?

Si logras responder estas 3 preguntas estarás forjando un destino brillante, hay ocasiones en que racionalizamos las opciones y trabajos por emprender y nos decidimos por alguno de rápida remuneración pero por dentro no sentimos que estemos realmente aportando algo o sabemos que hay algo más para dar de mi persona que un simple trabajo para esto recuerda que cuando logres que tu mente y tu corazón apunten hacia una misma dirección inevitablemente obtendrás éxito.

Finalmente cuando comiences a cosechar los frutos de tu éxito dales la bienvenida y agradécelos, siente tu merecimiento al recolectarlos, aunque no lo creas hay personas que se siente culpables al recibir más dinero o sienten que no son merecedores, también si están rodeados de personas con recursos limitados estos pueden llegar a querer hacerte sentir culpable más recuerda que no hay nobleza en agachar la cabeza frente a los “pequeños”, tampoco se trata de que les humilles más bien compréndeles y entiende que su situación no es realmente en contra de quien tiene sino de sí mismos que no se dan la vida que saben que merecen, lo mejor que podrías hacer por ellos es inspirarles si estos están abiertos a recibir el mensaje.

Disfruta lo bueno en tu vida y se agradecido con todas las bendiciones que están por entrar en ella.

Lic. Eduardo Cid

#Riqueza #dinero #bienestar #exito #felicidad #Vino

Entradas destacadas